20 jul. 2011

PARPADEANDO EN EL LIMBO




De cuando fallezco y me encuentro perdido 



Un parpadeo y estoy parado en una larga fila de gente esperando. Tengo un papelito con el número 225 escrito a relieve en la mano. 
-¿qué número tiene señora?- le pregunto a una anciana de batón con una canasta de compras colgada del brazo. 
-987- responde mirando mi número- andá para adelante pibe que vos estas antes. 
Camino adelante en la hilera asombrado del orden que imperaba. Hay personas de diferentes países, razas Y épocas. Cada cual tiene su papelito en la mano. Avanzo una eternidad hasta encontrar mi lugar en la fila entre un señor vestido de Don Quijote y un hincha fanático de San Lorenzo. Faltan solo tres personas y llego. Bien....24- grita La voz. El Quijote toma su lugar frente a la ventanilla. 
-¿Otra vez por acá Don Álvaro? ayer quedamos en que iba a ser un caballero hidalgo. Que se puso de acuerdo con su esposa en irse a la España del 1600. Lo mismo que la otra vez… le explico… el destino una vez acordado no tiene cambio. La carpeta de su esposa no se puede abrir y yo no puedo saber dónde está ni quién es. ¿Está claro? 
En esta última frase La voz se pone de pie y le veo el rostro. Me quedo sin aliento. 
-El próximo. 225. 
-Mamaaaaaaaá- dije temblando de emoción. No la veía desde...desde...desde hoy a la mañana cuando me trajo el desayuno. 
-¿Qué hacés acá mami? ¿Qué hago yo en este lugar? ¿Quiénes son estos?- dije señalando la interminable y colorida muestra de personajes con sus vestimentas exóticas. 
Mi madre levanta la vista y me sonríe. Saca del cajón del escritorio un cartel "vuelvo en un rato" y me arrastra hacia un panel lateral mientras empezamos a escuchar las quejas de la gente. 
Nos sentamos en un bar cercano. Pedimos dos chupines de vodka, me cuenta que entre vidas se tomaba un descanso trabajando voluntariamente para la oficina de reinserción carnal, que no tenía acceso a los legajos de los fallecidos que vendrían, que yo estaba muerto, que siempre era bueno encontrarse con parientes. Este espacio atemporal en el que estábamos se llamaba limbo. Los difuntos se quedaban hasta que elegían dónde ir y también podían capacitarse para un mejor desempeño en la vida siguiente. Me dijo que era mi primera muerte, para la próxima tendría más claro el proceso, que era normal que estuviera confundido, era el lugar ideal para eso. Me invitó a quedarme en su casa y masculló algo de una sorpresa mientras pagaba y me llevaba al piso de arriba donde vivía. Al abrir la puerta oí el ladrido y medio segundo después lo reconozco. Prince el perro cuzco que, pobre, no sobrevivió cuando lo atropelló el auto del vecino. Pero miralo vos… qué lindo que estaba… me siento a acariciarlo pensando en el camino a tomar. Estaba abrumado, no sabía que hacer...entras tanto me encontraba bien acompañado...



Continuará...
Aida Rebeca Neuah
Para leer la continuación clic en PARPADEANDO EN EL LIMBO II

13 comentarios:

  1. si la cosa es asi seria cuestion de pegarse una vuelta, pero con la condicion que podamos regresar

    ResponderEliminar
  2. Viene muy bien, pero protesto por esta parada a medio camino. Dele de un tirón che.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No jodan. Yo cuando muera quiero que sea definitivo, como la calvicie. Y no me vengan con el tema de las pelucas o los injertos. Eso no es vivir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. dicen algunos que regresamos, ahora, por ahi, volves de ingenioso hidalgo o de molino. beso

    ResponderEliminar
  5. sir yoni, la proxima le vendo le vendo palito bombon helado en el entretiempo

    ResponderEliminar
  6. mambrettin, la calvicie es exceso de hormonas masculinas, sera?

    ResponderEliminar
  7. Este texto lo conozco...
    Muy bueno. Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta.

    Amerita la continuaciòn.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es una muy interesante versión del más allá. Esperanzador, me gustaría una segunda vuelta, o tercera también si vamos a pedir...
    Esperamos el final, o la continuación, mejor dicho!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. claro marinuchi que lo conoces, besin y viva el calor!!!

    ResponderEliminar
  11. hace un tiempo, lei un cuento de un escritor contemporaneo israeli, etgar tocker (o algo asi), el cuento hablaba de la posibilidad que podria haber una vez en la vida, en algun punto de inflexion que uno piense importante, hacer un pacto para despues de vivir ese camino uno pueda saber que hubiera pasado si por ejemplo se hubiese quedado con el otro novio. un cuento muy interesante, se lo recomiendo. muas

    ResponderEliminar
  12. lo unico que no me cierra es volver a pasar por el momento de la muerte y el reacomodo...

    muy bueno, Bruji, como todas tus historias

    besos

    ResponderEliminar