5 abr. 2010

POCIMA MULTICOLOR






El huevo de cristal naranja yacía en la mesa. Esperaba pacientemente que alguien utilizara su contenido. Aquella formula funcionaba sólo con la perfecta combinacíon de ingredientes macerados ni un minuto mas del necesario. Y ya era la hora. Ya estaba listo. La primera etapa del triturado lograba una masa vizcosa de color rojo fuego que se mezclaba en partes iguales con vinagre de uvas verde claro, se le agregaba clavo de olor y pétalos de rosas blancas. Al tiempo el liquido tornaba en azul profundo, el color era tan intenso que hipnotizaba a los que lo miraban. El frasco ovalado era envuelto en un papel amarillo pastel con las exactas instrucciones de uso y embalado en una cajita de color rosa viejo atada con una cinta celeste cielo con el escrito “no me olvides nunca jamás”.

Aida Rebeca Neuah

4 comentarios: