22 abr. 2010

LAS CARAS DE TUTTI


En su cumpleaños número cinco Tutti hizo su primera cara, un conejito. Ella levantaba su labio superior curvándolo, dejando entrever los dientes. Ponía la boquita en pico, entornaba con picardía los ojos y extendía las palmas hacia abajo con los dedos apuntando hacia el piso. La imagen causó furor. En una “nunca antes vista onda expansiva” el gestó suplantó a la palabra en un abrir y cerrar de ojos. Su primera expresión gestual tardo sólo dos días en inundar toda la ciudad, las que hizo posteriormente tardaron muchísimo menos. Al tiempo bastaba con que la niña creara un nuevo gesto y mágicamente o por algún principio no descubierto de inconsciente colectivo todos lo usaban. Habiendo suplantado el lenguaje hablado, sin de ninguna manera menguar la comunicación, las calles se tornaron silenciosas para poder disfrutar del canto de los pájaros y los murmullos naturales de los árboles. Hoy en la ciudad la gente se comunica gracias a las caras de Tutti, aprendieron así a entenderse a través de sus silencios.


Aida Rebeca Neuah

4 comentarios:

  1. Me encantó este relato, ya te lo había dicho.
    Y me encanta también encontrar tu imagen acá, qué lindo!!
    Un abrazote grandote, Nena.

    ResponderEliminar
  2. que bueno que estas de visita, sentite bien y a ver cuando nos vemos!!!

    ResponderEliminar
  3. gras gaby, es mi costado tierno!!!

    ResponderEliminar