16 ene. 2010

siempre







Se despertaron juntos, como ellos les habían prometido.
Mujer y hombre, con las manos entrelazadas, cien años después.
Se incorporaron poco a poco con pereza. Era difícil volver a activar los músculos.
En aquellos momentos de dulce encuentro, asomaron los recuerdos de su tierna despedida. Se miraron con la comprensión que nace del afecto infinito.
El lugar había cambiado, a pesar de ser el mismo sitio de entonces. Notaron con tristeza que faltaban sus efectos personales.
Finalmente lograron ponerse de pie. Tardaron mucho rato en poder llegar a la ventana y asomarse. Hacía calor. Lo que vieron fue desolación. Nada quedaba de su jardín, de su calle ni de su barrio. Solo quedaban ellos dos, inseparables y unidos por su amor eterno para SIEMPRE.






Aida Rebeca Neuah

6 comentarios:

  1. Me ha encantado este relato, es excelente. Y las imágenes son muy fuertes, es hasta cinemátográfico (no sé si se entiende lo que te quiero decir...)
    Beso.

    ResponderEliminar
  2. Que lindoooooooooooooo!!!! muy romanticon! :o)
    Hacía mucho que no leía algo así. Se agradece.

    ResponderEliminar
  3. Parece que despiertan en el infierno, y lo hacen JUNTOS.

    ResponderEliminar
  4. haifa
    muchas gracias, bienvenida. este es mi primer texto romantico. es mi primer texto. un beso.

    ResponderEliminar
  5. euphoria
    yo no lo vi como el infierno, yo los vi despertandose en un mundo distinto al que habia cuando se durmieron. un beso euphoria muy lindas tus acuarelas. bienvenida

    ResponderEliminar