1 mar. 2011

COTIDIANA



Día nublado, lluvioso de a ratos, húmedo, gris. Primer pantallazo, una fila, una cola, un montón de gente esperando a ser atendida, nada fuera de lo común. El camarógrafo vaga como un distraído por sus rostros, se detiene casual en algún detalle. A ver… contemos… hay ocho personas paradas aguardando en el lugar. El director cambia el enfoque de la cámara. Ahora vemos a toda esa gente desde adelante, desde la ventana a la que quieren acceder, en ella, en la ventanilla, un empleado, un joven, cara de ratón, boca así como en embudo, bigotes finitos y anteojos, él es el centro de nuestra atención ahora. Sus ojos no salen de su computadora, esta jugando, un juego, de cartas, un solitario. Frente a él, primero en la cola, un hombre, bastante mayor, un viejo de aspecto cansado, piel ajada por los años, muy callado y expresión de juntar rabia. Detrás de él, segunda en la fila, una rubia, parada, esperando, con minifalda, corta, muy corta y un par de valores que rebalsan su escote. Se acerca la blonda, la mujer, de pechos turgentes, donde está el empleado, apoya sus cualidades en el descanso de la ventanilla, "perdón nene, podés arrancar que tengo cita con un cliente". El joven que atiende levanta la vista, mira a la rubia, mira sus pechos, mira al señor mayor, vuelve a los pechos y sonríe, "ya estoy con vos", cierra el solitario, y por fin atiende al viejito.

Aida Rebeca Neuah

30 comentarios:

  1. Es que in buen par de "valores", tira mas que una yunta de Bueyes.

    Bien escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Aida, no es Ana,perdón me confundí; je je je.
    Un buen relato donde retratas fielmente la desfachatez de muchos empleados públicos que desestiman el tiempo de los demás malgastando el suyo.
    ME GUSTÓ ESTA FRASE:"apoya sus cualidades en el descanso de la ventanilla".

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó cómo me fuiste mostrando todo, como la cámara del camarógrafo me fue indicando dónde mirar. Y la situación, y el desenlace, y el modo...
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Bella forma de relatar la crueldad del llamado de la especie...Da para seguir con la historia del muchacho, de la mujer o del anciano, está muy bueno. Besos.

    ResponderEliminar
  5. ni una coma hay que modificarle, es la pura verdad

    besos

    ResponderEliminar
  6. A que si aparecía el jefe, se le iba a complicar el solitario...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Ocurre que uno ve los valores y los asocia con 'valores al cobro'. Sirve para que los empleados espabilen.

    De cualquier modo, en lo personal, siempre termina faltándome algún endoso.

    Muy bueno lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. La mina con un "par de valores"......el viejito solo con una escopeta en el cuello del funcionario. Asi es la vida.

    ResponderEliminar
  9. Una pintura estupenda de situaciones que todos hemos vivido.
    Muy bueno.
    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  10. Cierto muy cierto, extremadamente cierto, dolorosamente cierto.

    No tendrá el celular de la rubia ???

    queeee????

    Aaaaa ud penso .... naaaa es para pedirle que esté temprano mañana que tengo que hacer tramites en el banco asi arrancamos a primera hora.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  11. gaucho
    me gustaria saber cuales serian los valores si la que atendiera la ventanilla fuera una chica.
    besito

    ResponderEliminar
  12. anthony
    y donde retrato las cualidades que nos llaman la atencion en los otros.
    besitos

    ResponderEliminar
  13. marina
    viste que linda la camarita, quede copada con la camarita, no va a ser la ultima vez que use eso. beso

    ResponderEliminar
  14. javier
    esta gente sigue con sus cosas de todos los dias, igual que nosotros hubieramos seguido. triste. besito

    ResponderEliminar
  15. si, lau, tan real como de todos los dias, besito

    ResponderEliminar
  16. etienne
    usted dice que el jefe no sabe que juega al solitario? yo creo que si sabe y no le importa. beso

    ResponderEliminar
  17. parece sir yoni, que cuando le hablan de "valores" usted empieza a balbucear y no se le entiende nada. que habra querido decir?
    besito

    ResponderEliminar
  18. dany, creo firmemente que hay cosas que podemos cambiar, como esta, empezando por darnos cuenta.
    beso

    ResponderEliminar
  19. gracias epistola, fue un placer escribirlo, disfrute mucho. beso

    ResponderEliminar
  20. flaco
    usted se esta dejando obnubilar por los valores de la rubia.
    besito

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno. Los detalles son excelentes.
    Podes ver todo mientras vas leyendo.

    ResponderEliminar
  22. A mi me da vergüenza cuando me agarran "webeando". Entonces el desubicado soy yo, pero si el jefe lo sabe y no le importa, la culpa no es del chancho, ni de los valores de la rubia!!

    ResponderEliminar
  23. Uhmm... que picante tu relato. Me gusta la simpleza y los animos de ironia que demuestra. Muy bonita lectura.
    Disculpa la ausencia, por cierto, paso por momentos muy duros.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. carla
    muchisimas gracias por el elogio, sobre todo viniendo de una escritora como vos.
    beso

    ResponderEliminar
  25. etienne
    aca hay un solo desubicado, el empleado, que no solo webea cuando tiene que trabajar sino que lo ve al senior viejito, parado, esperando y no se le mueve un pelo. de eso estamos hablando, de los pocos valores del muchacho.
    besito

    ResponderEliminar
  26. alex
    mucha fuerza
    besitos y gracias

    ResponderEliminar
  27. Mató la descripción del empleado!! Muy buen relato, lástima no pueda utilizar mi escote cuando voy al banco Nación, y bueno, a veces hay que utilizar los atributos en pos de una mejor atención :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. y... fijese... por ahi algun otro atribudo. una amplia sonrisa? eso todo tenemos.
    besito y bienvenida

    ResponderEliminar