22 feb. 2011

DE VUELTA, LAS FLORES. EPÍLOGO DE ÉL



Este texto es el desenlace de una historia contada de a dos, para una mejor comprensión de la misma leé:
DE VUELTA LAS FLORES-PRECUELA por Viejex
DE VUELTA, LAS FLORES por Aida Rebeca Neuah

Imagínese doctor, después de tantos años juntos, todo lo que yo hice por ella, si la tenía como una reina, no le faltaba nada. Un día vuelvo a casa cansado, muerto, reventado de salir a yugar por ella, por esa turra, flor de turra. Abro la puerta, oscuridad total. No está, no la encuentro, se fue con los chicos. La busqué. Revolví cielo y tierra. La muy desgraciada estaba en lo de una prima, voluntaria en uno de esos lugares que ayudan a las zorras a dejar a sus maridos. Trolas, todas trolas. La fui a buscar. No quería verme. ¡A mí! Me mandaba a la prima, me mandaba al marido de la prima, un oso, mide como dos metros el chabón. Me quedé en la esquina esperándola. ¡Si! ¡A mi mujer! La vi salir sola, un día y la seguí, iba a lo de un abogado, que hija de puta. La enganché afuera, le cacé el brazo: –vos te venís a casa conmigo- le dije. Gritó. ¡Cómo gritó! Vino la cana. Me denunció. Yegua ¿Puede creer doctor? ¡Mi mujer! Dijo que tenía miedo ¡que me tenía miedo! Yo nunca le hice nada. Batió que la fajaba ¡mentiras! Eso se lo metieron en la cabeza en el lugar ese adonde va, lleno de zorras que no respetan a los hombres, todas tortas. Nunca la toqué, créame, se lo juro, la internaban porque se caía, es torpe, muy torpe, se cae y me echa la culpa de los moretones, se golpea a propósito, reverenda hija de mil putas, mal parida. Pregunte en el barrio, todos le van a decir lo mismo, soy un buen tipo, laburante, vivo para mi familia, para ella, la extraño, la necesito en la casa, un hombre no puede estar sin su mujer, estoy solo ¿entiende usted doctor que se fue y me dejó solo?

Aida Rebeca Neuah

Imagen: Eric Flichl





El final de la historia de ella lo cuenta Viejex enDE VUELTA LAS FLORES-EPÍLOGO DE ELLA

26 comentarios:

  1. Buena saga.

    Me encanta el ritmo del relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien escrito, mucho parecido con la realidad (lamentablemente) El típico discurso del golpeador que no se hace cargo ni va a cambiar porque no le interesa...
    Un abrazo, nena.

    ResponderEliminar
  3. Bien, Ana. El tipo con amnesia.
    Le imprimiste un buen ritmo al relato, un excelente amarre que invita a leerlo hasta el final.
    Bien, amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ta madre, eso me pasa por despistada y apurada, vengo de lo de Viejex, recién caigo que fue una historia contada por los dos. Muy buenas ambas partes, un placer leerlas

    besos

    ResponderEliminar
  5. y si, segun lo que investigue, son unos en la casa y otros con la demas gente.
    beso marina

    ResponderEliminar
  6. anthony, cada vez que me comentas me bautizas con un nuevo nombre, gracias por las palabras

    ResponderEliminar
  7. y lau, espero que no te pierdas muchas cosas, jajaj
    beso y gracias

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno lo que hicieron con el amigo Viejex. Que tristeza pensar en estas cosas tan comunes, todos los días. Un beso, te sigo.

    ResponderEliminar
  9. pues podría morirse...solo, por supuesto.

    de verdad, te (los) felicito.

    besos*

    ResponderEliminar
  10. Ja ja ja.. Vaya!. que ritmo, que rapido, que buen texto. Me fascina. Y no es solo la historia la que me atrapa, es la velocidad, agilidad y calidad en el dialogo lo que cautiva de verdad.
    Bien escrito, eh.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bella forma, me hizo recordar algunos textos de Cortázar. Feroz cobardía la violencia familiar. Placer volver por acá. Besos.

    ResponderEliminar
  12. rayu, lastima que no es una especie en extincion. un beso y gracias

    ResponderEliminar
  13. ale
    estoy trabajando en los ritmos y compases en mis textos. graciassssssss

    ResponderEliminar
  14. javi
    placer tenerte, se extranio tu lenguaje poetico. besinos, espero que hayas pasado unas vacaciones magnificas.

    ResponderEliminar
  15. Lo peor de todo es que este tipo de gente vive su propia realidad y realmente no son conscientes de todo el daño que hacen a quien supuestamente quieren...
    Conmovedor relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. tiene razon, no son conscientes, ni el golpeador ni el golpeado, muchas veces si no es que se trata de una violencia fisica extrema que se vea, nadie se entera. besitos elvis

    ResponderEliminar
  17. Muy buena toda la historia, y muy realista por sobre todo. Yo creo que el que golpea sabe el daño que causa, pero por alguna razón se cree con derecho.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. complicado el tema sir yoni, creo que hay algunos que saben el danio que causan y se creen con derecho, otros que no lo registran, que no son conscientes. estan enfermos,ambos dos. bes

    ResponderEliminar
  19. Descrubri tu blog, me han gustado mucho estos relatos que son una realidad.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Esta totalmente loco! Es un desgraciado!

    ResponderEliminar
  21. mery
    gracias por los elogios, se bienvenida, besos.

    carla
    algun tornillito esta mal ajustado y es dificil de arreglar. beso

    ResponderEliminar
  22. Era lo esperable, tristemente esperable...
    Muy buen trabajo, te felicito. Los felicito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. muchas gracias donia epistola. si era una de las cosas esperables. besos

    ResponderEliminar