22 mar. 2011

CASO NÚMERO 516/4632


María y María paradas mirando la escena. Ocupaban el mismo espacio en la habitación. Dos o una, una o dos… o más, depende quien mire…
-¿qué hiciste? LOCA, estás loca.
- son míos, me molestaban. RUIDO, hacían ruido, lloraban, gritaban. Las voces.
- mis hijos, los mataste- aullé como animal salvaje.
- el diablo, tenían el DIABLO en el cuerpo, berreaban como chanchitos, los curé, curé a mis hijos, les saqué el mal por el pecho, chorreaban de ríos rojo diabólico.
- mis angelitos, mis ÁNGELES buenos, lo mejor de mí- caímos de bruces.
- los purifiqué, los purificó mi mano, mi cuchillo, ahora son buenos. Ni lloran ni gritan más, se portan bien. Miralos.
- Quiero ser pura, haceme pura, toma mi mano, guiame y haceme PURA.

María Gutiérrez, 24 años, caucásica, madre soltera, se quitó la vida después de matar a puñaladas a sus dos hijos menores en su casa de Coronel Juárez. La occisa tenía antecedentes esquizofrénicos y estaba bajo tratamiento psiquiátrico ambulatorio. A pesar de las reiteradas denuncias de los vecinos, el organismo de bienestar social correspondiente dispuso hace una semana la competencia de la filicida para asumir la custodia total de sus dos hijos. Un comando policial de la comisaría tercera irrumpió en la escena del crimen dos días después, gracias a la denuncia de la maestra de los niños que sospechó alguna anormalidad al no presentarse los mismos al establecimiento escolar. Los vecinos admitieron que escucharon gritos y llantos en la noche de la fatal tragedia y se abstuvieron de llamar a la policía dada la escasa repercusión que habían tenido en sus anteriores llamadas…

Aida Rebeca Neuah

35 comentarios:

  1. Muy fuerte relato. También muy acertado, muy cuidado. Las palabras de las Marías dan cuenta del infierno en que vivía. La crónica, de una realidad que existe y un hecho que podría haberse evitado.
    Muy bueno. Muy fuerte. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Ohhhh... tremendo. Un caso realmente fuerte. Muy bien escrito, Aída. Beso grande.

    ResponderEliminar
  3. La negligencia oficial desencadenó este fatal final.
    Crudo, Aida, pero muy real.

    bESOS.

    ResponderEliminar
  4. Que penoso hecho.

    lo has relatado muy bien. Pero aterra.

    esos momentos finales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En este caso cuesta distribuir culpas. Y cuando eso cuesta, la cosa se diluye.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. No lo digo por polemizar, aunque intuyo que va a ser inevitable, pero la culpa no es la negligencia oficial, Antony.
    La culpa, la verdadera culpa es de la loca.
    Ella los mató.
    El organismo de bienestar social habrá evaluado mal, cometió un error gravísimo, pero no le indicó a la asesina que haga lo que finalmente hizo.

    Con las herramientas que tenía, evaluó que lo mejor para los chicos era estar con la madre.

    Lamentablemente no se puede tomar decisiones hoy con el diario de mañana.

    ResponderEliminar
  7. Viejex, las autoridades tienen la responsabilidad de velar por la seguridad de los niños. La mujer tenia ya un diagnostico y estaba llevando un tratamiento. El organismo encargado del caso debio haber prevenido la conducta de la mujer. No podemos estar siempre justificando las acciones de las autoridades.
    Buena historia, por cierto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No digo que no tengan responsabilidad.

    Afortunadamente no tengo que tomar semejantes decisiones como las de estas autoridades.

    Sólo quiero llamar la atención sobre lo difícil que puede ser tomarlas y lo fácil que es juzgarlas desde fuera.

    ResponderEliminar
  9. la filicida de este cuento estaba enferma, una enfermedad que ponia en duda su capacidad para criar a sus hijos, sobre todo despues de las variadas denuncias de los vecinos.
    hay mecanismos oficiales que no funcionan y si funcionan no estan aceitados muchas veces por negligencia.
    besitos

    ResponderEliminar
  10. Se ve a diario en casos de violencia familiar. Se ve a diario en chicos golpeados que desaparecen de la escuela. En tejido social roto y sobre todo en una fenomenal displicencia. Tambien por cierto hay muchos casos que se evitan por acciones de personas que a pesar de que cumplen con su deber para mí son héroes anónimos. Un beso

    ResponderEliminar
  11. existe y como. hay veces que no termina tragicamente como este cuento pero deja secuelas incurables en todos. besos marina

    ResponderEliminar
  12. si, es fuerte isabel, realmente pega duro.beso

    ResponderEliminar
  13. muchas veces es negligencia y unas pocas pasan cosas que se podrian evitar, besi ant

    ResponderEliminar
  14. yo creo que muchas veces estos casos se pueden evitar. besito viejexxx

    ResponderEliminar
  15. es verdad dany, hace poco precisamente estuve en una charla donde decian eso mismo. besio

    ResponderEliminar
  16. Grande Idola!!!!!!!cada dia cantas mejor!!!!!
    como Carlitos...




    Reubi

    ResponderEliminar
  17. Terrorificamente muy bien relatado. ¡Te felicito!

    ResponderEliminar
  18. relatazo! sin golpes bajos, estremecedor.

    besos,maestra*

    ResponderEliminar
  19. Yo se que esas cosas pasan a diario,todos sabemos que cosas aun peores pasan a diario, de locos, esta el mundo lleno. Que tal si empezamos a llenarlo de amor? Solo dar luz y amor, porque Maria, no tiene la culpa, todos somos culpables, por callar y aceptar.
    Lacoloradaloca.Un beso

    ResponderEliminar
  20. Uy uy uy.
    Una trompada que me agarró con la guardia baja.
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Casos como estos suceden porque la condición humana es tan compleja que resulta esquiva incluso a los propios hombres.
    La desidia, la actitud de dejar pasar, de no hacerse cargo de las responsabilidades que nos tocan desencadenan estos hechos que por ser así de macabros resultan chocantes pero hay otros con "finales felices" que también se podrían evitar.
    Excelente relato!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  22. gracias ruben, escribo por ahi con menos faltas de ortografia... porque cantar.... si dudas te canto.
    neshika

    ResponderEliminar
  23. gracias gladys la verdad es que es un relato muy fuerte, no me decidia a publicarlo.

    ResponderEliminar
  24. rayu
    aca la maestra es ud... por parte doble. besito

    ResponderEliminar
  25. patru
    que lindo leerte, muchos besos

    ResponderEliminar
  26. mambreta, mucha joda usted ultimamente por eso lo agarre desprevenido. beso

    ResponderEliminar
  27. hay de todo y los que se podrian evitar deberian evitarse. siempre queda algo que pasa porque pasa. beso intendente

    ResponderEliminar
  28. Muy duro, tremendo relato. No puedo evitar ponerme triste, por la loca, por los organismos que no funcionan, por la gente que eligió no meterse. Triste sociedad la nuestra. Un beso, Aída.

    ResponderEliminar
  29. y la ley lo dice "bien" clarito, que la tenencia solo se le puede quitar a una mujer si se droga, si se emborracha o si golpea a los menores


    me pregunto cuántas veces deberá hacer cada una de esas cosas para que alguien con poder de hacer cumplir la ley le quite la tenencia de sus hijos y la atienda como corresponde?

    ResponderEliminar
  30. brynhild
    la sociedad tiene algunas cositas que hay que ponerse las pilas para corregir.
    bes

    ResponderEliminar
  31. laura
    esto tambien pasa cuando el peligroso es el padre, parece que los organismos de control no funcionan
    besin

    ResponderEliminar