18 may. 2010

PAGINA ASESINA


-En un pueblo de Escocia venden libros con una página en blanco perdida en algún lugar del volumen. Si un lector desemboca en esa página al dar las tres de la tarde, muere. En la última hoja escribí hace años mi legado. Quiero que me traigan un ejemplar- dijo don Julio.
A desgano tomaron la autopista del sur, los tres sentados en el asiento delantero del Fiat. Fama, Esperanza y Cronopio. La esperanza siempre va al medio. El día cargado de humedad encrespó los ánimos de la gente en la carretera. Fama gritaba a los otros conductores para que le dieran paso mientras Espe y Crono cantaron "tendré los ojos muy lejos, un cigarrillo en la boca…cuando ya me empiece a quedar solo…"
Paremos…
A tomar un aperitivo- dijo Fama.
A ver que hora es. El reloj me atrasa, el reloj me atrasa, el reloj- dijo Crono.
A saltar a la soga con mangueras transparentes - dijo Espe.
Terminó cada cual su tarea e hicieron una ronda para agradecer las gotas que caían del cielo, todo-el-cielo.
Siguieron viaje con Crono al volante (Esperanza no maneja, se deja viajar por las cosas y los hombres). Llegaron a buscar el libro. Les pidieron por él cuatro canicas azules y una lechera. Suerte, Espe las tenia en el bolsillo, las robó de la fábrica del papá de Fama. Uno de ellos lo tomó y abrió el libro en la última página.

Final 1. Fama abre el libro y encuentra en la última hoja "la alegría de los famas" envuelve el libro en una sábana negra almidonada y lo envía por correo cobro revertido.

Final 2. Esperanza abre el libro y no está en su día curioso. Se lo da a Fama o a Cronos. Usted elige, vaya al final 1 o 3.

Final 3. Cronopio abre el libro, una página en blanco. Automáticamente mira su reloj.
- Son las tres de la tarde para mí, pero para los demás son cinco minutos mas tarde. Respira aliviado.

Aida Rebeca Neuah

Humilde homenaje a un grande de la literatura, Julio Cortázar.
Imagen: gentileza de Daniel.

8 comentarios:

  1. Muy bueno. el ritmo es excelente.

    Me quedo con el final dos, despuès paso al tres, pero adoso el uno.

    Me gustò.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. gracias por pasar y comentar gaucho. besos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente eh. A mí me gustó mucho el final tres, aunque no estoy seguro de que sea para respirar aliviado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. yoni, asi piensan los cronopios, objetos verdes y humedos que van a tomar cafe y mojan las tostadas con sus lagrimas.
    gracias por pasar. un beso

    ResponderEliminar
  5. Yo también me quedo con el final 3. El tiempo es tan relativo que nunca hay dos relojes que funcionen al unísono...
    Hermoso homenaje...

    Me quedo y te sigo!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Excelente, Nena!!
    Y sí, elijo el final tres, también.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. marina, yo tambien me quedo siempre con el cronopio. no se, tiene el sabor de las conversaciones en los cafes de la facultad.
    gracias por pasar. beso y beso a los mininos.

    ResponderEliminar