9 may. 2010

LA CITA


Primero veía la flor. Una rosa roja de largo tallo y gruesas espinas. La mano, huesuda, dedos anchos. Mano de hombre. El puño de la camisa cerrado por un gemelo dorado apenas cubierto por la manga del saco negro. Traje impecable. Zapatos de brillo cegador. Sombrero de ala ancha. Años de soñar habían completado casi totalmente la escena. Solo faltaba el rostro. Los rasgos equidistantes se esfumaban al despertar. Recordaba la paz que fluía de sus ojos y la sensación de levedad que esto le causaba. En pequeños temblores la hacia elevarse como una nube. Sentirse libre. En el invierno de sus años sintió su presencia en la puerta y corrió a atenderlo. A la mañana siguiente unos turistas la encontraron muerta en los acantilados.

Aida Rebeca Neuah

7 comentarios:

  1. Muy interesantes líneas. Me gustaron mucho, buena elección.

    La agrego a mi lista.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. upa don yoni gracias por venir de visita y gracias por el comentario

    ResponderEliminar
  3. Muy bien escrito. Me gustò.

    Y tambièn la elecciòn del lienzo de Dalì, que es muy raro. La chica que mira por la ventana, es su hermana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. bienvenido gaucho. a mi tamb me encanto la pintura.gracias por el comentario

    ResponderEliminar
  5. Excelente, Nena. Muy bien escrito, muy cuidado todo. Y la idea, genial.
    Cada vez escribís mejor, eh!
    Abrazote grandote.

    ResponderEliminar
  6. solo cuando las musas no se van de parranda. gracias.

    ResponderEliminar
  7. Parece que los saltos al vacío son una obsesión suya, o es mera casualidad este texto y "Efecto dominó"?

    ResponderEliminar