28 feb. 2010

REZOS


Caminó por los campos de amapolas, cruzó el risco que le seguía y llegó.
Sentir la brisa del mar en la cara lo llenó de fuerza.
Los cambios nunca fueron su fuerte, le costó mucho tomar esa decisión e improvisar esa escapada al océano.
Y ahí sentado, en medio de aguas, arenas y cielos me vi. Costó reconocerme, ya no era el mismo. La inmensidad infinita me envolvía cuán pequeño era. No era gracias a casualidades ni coincidencias el estar en ese lugar. Yo sabía que había huido, mas no me acordaba de que. El pasado, presente y futuro se mezclaban en mi mente. Todo empezó a tener sentido de a poco. Muy lentamente empece a recordar para que estaba alli y ore…

Texto Aida Rebeca Neuah
Imagen V.M.N.B

No hay comentarios:

Publicar un comentario