12 feb. 2010

INSTRUCCIONES PARA LLEGAR A TUS OJOS





En un día claro de sol brillante ubicarme a una distancia de no más de veinte centímetros, con el astro rey iluminando tus facciones. Mirar hacia adelante. Tu semblante quedara cara a cara al mío. Suspirar. Mi cerebro tardará unos instantes en dejar de vagar por tu cuerpo y focalizar el interés en tu rostro. Fijar mi primera mirada en la t que dibujan las dos cejas y la nariz. Esa zona que en otras personas no tiene ningún fin, es en ti la perdición de mis sentidos. En ese espacio nacen espirales giratorios que salpican colores pasteles al son de tus estados de animo. Seguir mi camino hacia tu boca. La rosa en flor en donde nacen tus besos tiene dos labios que yacen en paralelo y se mueven sincronizando sus músculos besadores. Allí bajar a tu mentón. Tu barbilla me fascina, es un tobogán con la pendiente perfecta, me veo minúscula saltando en ella, con el corazón riendo a bocanadas. Subir por los pómulos escalonados hasta llegar a tus ojos. Las dos pantallitas circulares de tu ver, son los canales de acceso directo a lo mas profundo y sincero de tu ser. Tus ojos están emboinados en parpados usando a modo de viseras esas pestañas frondosas con rectilíneo y suave andar. Las pestañitas escriben palabras sonoras en un entrecerrar y abrir de parpados. Cierras, abres, cierras abres. Yo leo, leo maravillada. El lenguaje de tus mirar crea voces nuevas de la que no tengo idea del significado, paciente las aprendo igual, algún día sabré de que hablan. Algunos términos el tiempo me ha enseñado a descifrar; siempre suenan a cosas lindas. Tu mirada transforma lo más dispar en bellos símbolos de amor. Tus ojos expresan en variable tonalidad y agradable profundidad. Dentro de ellos me cobijo las noches oscuras de estrellas a esperar el amanecer anhelando poder ver lo que me revelan tus ojos…

Aida Rebeca Neuah

1 comentario: