10 ene. 2012

COSOFOBIA


Los caminos de la vida siempre encuentran algún punto de inflexión, un cruce donde  presente, pasado y futuro convergen, curvas en lo que aquello que era lo más común empieza a molestar, corrijo, donde te empezás a ahogar,  comenzás a tener escozor y  lo que alguna vez encontró su sitio adecuado rozando tu piel, ahora  te enerva, te insufla el aire, buscás y no hay  forma de sacarte el coso ese  de encima, maldito karma de tener una madre judía , maldito ese mal congénere  que creó el coso ese, culpa de mi progenitora  y de toda la troupe de mujeres con instintos maternales que vivieron antes que ella y  me obligaron a darle cabida en mi vida, de continuar con el mandato familiar, permitiendo que el coso ese  me agarre del cuello y se obstine  a permanecer aferrado a mí  con una fuerza que no creí que tuviera,  todo mi cuerpo  lucha, trata de soltarse, de arrojar al coso ese  bien lejos, mis pobres manos dejan de responderme, se rinden, aducen que no trabajan en misiones imposibles, a esta altura más que por no poder respirar por la conciencia de que el coso ese  tiene energía  para mantenerme cautiva en contra de mi voluntad  me empieza  a faltar el aire, el tono de mi epidermis pasa de un saludable color rosa  salmón  a un violeta berenjena mortecino , mientras yo más  me  pierdo  en suspiros el coso ese  gana en  fortaleza gracias a mi innegable inutilidad para acabar con su flagelo,  se estiran los minutos en horas, se alargan las horas en días, se dilatan los días en eternidades inimaginables, mi carne torturada por la agonía lejos de ceder se hincha , el coso ese no tiene compasión pues carece de sentimientos ni nada que se le parezca, siglos de  yugo continuo, generaciones y generaciones sufriendo  por esos horribles pasamontañas.

Aida Rebeca Neuah
Imagen: "Retrato para una  bella mujer" de Alejandro Conde López

6 comentarios:

  1. Sindrome del Coso unificado a la decima potencia!
    siempre note algo raro en tu escritura,pero no lo
    quise admitir!esto del coso me aclaro todo!Segui
    asi!pasamontañas!!!!!!!ja,ja,ja!que antiguedad!
    existen todavia?que ocurrente,Doctora!!!!!!!!!!!!!
    Otros besis.

    ResponderEliminar
  2. Nosotros somos cosos, pero nos formaron las cosas, o sea que la cosa no tiene solucion.

    ResponderEliminar
  3. Buen relato.

    Y muy buen remate.

    Pero a mi me gustaban los pasamontañas!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Despréndase de esa porquería si la asfixia. Que mandatos familiares ni que ocho cuartos! Justamente hoy leí en otro lado que un tal Anthony D'Angelo decía que "las cosas más importantes en la vida no son cosas"

    ResponderEliminar
  5. Un coso muy peligroso ese. No imagino cosos peores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Y bueh, si no es judía es italiana y ya sabés, el coso, en ese último caso, viene con amenaza de romper tres costillas y una andanada de patadas en el culo si te lo sacás. Qué cosa las madres y esos cosos que se obstinan en que usemos...Volviendo de las vacaciones, no hay nada mejor que retomar estas sanas costumbres. Besos.

    ResponderEliminar