23 may. 2011

Historias de WINNERS (VIII): Confesiones

Ludmila desnuda, sentada frente al espejo de su cómoda, mientras peinaba su larga cabellera rubia, seguía hablando, decidida a desnudar también su alma.

Para acceder a la entrada clic en  CONFESIONES

5 comentarios:

  1. Es bueno. (el nombre "Lilith" es muy sugestivo.)

    Que historia triste, en verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No sé por qué, pero últimamente todo el mundo me deriva.

    Voy, está bien. Pero, con lo bien que usté cuenta...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. dije allá, en la otra casa, la que acabo de visitar, que siento un particular cariño por ludmila...y otras cosas, bueno, bruja, vaya y lea si quiere.

    besitoss*

    ResponderEliminar
  4. gaucho, lilith viene despues. beso

    sir yoni gracias, lamento lo del derive, sera esta una de las ultimas veces, le cuento. muas

    rayu noooo, mejor lo leo en la bola de cristal, esta medio oscura pero que se le va a hacer beso

    ResponderEliminar
  5. A mí no me vas a poder leer, porque no se publicó mi comentario (ya le avisé al dueño de casa, a ver si me habilita)
    Me encantó. La historia me atrapó y cada vez se pone mejorcita, eh
    Besos, nena.

    ResponderEliminar