18 abr. 2011

ASUNTOS PENDIENTES




Los reencuentros son siempre tristes, eso se dice por ahí. Sin embargo yo camino a mi cita con un brillo especial en los ojos. Después de tanto tiempo de búsquedas infructuosas recibí esa llamada. La encontramos, vive en el barrio "Las Flores", la dirección es… Las horas se alargaron elásticas avanzando en cortos pasos lentos. No cabía en mi emoción, al fin la había encontrado. ¿Cómo estaría? ¿Seguiría tan linda como entonces? ¡Qué hermosa que era… preciosa! Me quitaba el aliento cuando la veía venir. Ni un día de mi vida dejé de pensar en ella. Teníamos cosas pendientes, una asignatura. La vida me enseño que quedarse con cosas adentro no era bueno y algo de ella permanecía aún conmigo. Entre los dos había algo. Le compré un ramito de flores blancas como solía llevarle al trabajo. Llegué a su puerta y la vi, igualita, un poco más mayor, la misma, sentadita en su sillón, todavía después de casi veinte años tenia el Chichón en la frente de cuando se cayó de la silla en la escuela dando clases."Señorita Etelvina, tengo algo para usted" y sin más le devolví los soportes de la silla.


Aida Rebeca Neuah
Imagen: Circulos de Kandinsky

32 comentarios:

  1. Sin duda un gesto altruista. Algo para que se desinflame el chichón, después de tanto tiempo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Nunca es tarde para pedir perdon, o no le pidio ?

    ResponderEliminar
  3. NO podes!!!! muy bueno, realmene muy bueno, Clap Clap Clap.
    Se agradece me voy a casa con una sonrisa.
    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Los giros de tus historias son siempre encantadores. Te luces a tu paso. Entretiene y despierta los sentidos. Me encanta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ja ja ja jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
    Genial!!!
    Besos, nena.

    ResponderEliminar
  6. Me encantaría conocer la versión de la señorita Etelvina!!

    ResponderEliminar
  7. El timón de tus relatos tiene cambios sorprendentes en el rumbo final. Me imaginaría a la maestra que no puede hablar a causa del golpe
    aquél. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. jajajajajaja! geniaaaaaaa!!!! jamás imaginé ese final! amo el negrooooo!!!!

    besos, grossa*

    ResponderEliminar
  9. Ahhhhhhh, jajaja. Qué bueno! Mirá que habías sido pícara, eh? Jaja. Me encantó.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. (Carcajada).
    ¡Excelente! y eso que venía avisado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. pobre seniorita etelvina, encima tuvo que vivir con el chichon todos estos anios, no seran cuernos?
    beso sir yoni

    ResponderEliminar
  12. viste como es hoy dia la juventud gaby... perdon porque?

    ResponderEliminar
  13. que buena sensacion andar generando sonrisas en usted senior flaco. espero que no se este riendo de mi!!!!
    besin

    ResponderEliminar
  14. alex esa es la idea... divertirnos todos. besin bonito

    ResponderEliminar
  15. marinuchi una chispa de humor nos viene bien a todos. no se que pensara la seniorita etelvina... pobre...
    beso

    ResponderEliminar
  16. danny
    supongo que despues de veinte anios la maestra vivio su vida y se olvido del incidente y aparece este chico al cual no se si reconoce y le da unos soportes de silla. pobre seniorita etelvina

    ResponderEliminar
  17. rayu
    la idea era que no se notara hasta el final, asi es mas divertido, aunque no en todos los ambitos de la vida, obviooooo
    beso

    ResponderEliminar
  18. isabel
    tengo un humor raro, muy acido y bastante rebuscado.
    besito

    ResponderEliminar
  19. que bueno mambreta, generar sonrisas es siempre bueno. besin

    ResponderEliminar
  20. Estimada yo no me rio de Ud, me rio con Ud, al menos eso espero.
    Cariños

    ResponderEliminar
  21. ya se senior flaco, el mio fue un comentario con aspiracion a simpatico. muases.

    ResponderEliminar
  22. jajajajaja!! Que bueno.

    Que bien escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. gracias gaucho y deje de abrazarme y saludeme con un beso

    ResponderEliminar
  24. Dentro de esos asuntos pendientes estaba pasar por tu blog, al que sigo, pero por razones de tiempo no puedo pasar como quisiera. Me gustó muchísimo, muy buen resuelto según mi modo de ver. Esos soportes...le habrán inflamado más el chichón, quizá olvidado...jaja. Besos.

    ResponderEliminar
  25. Duro, fuerte y sin anestesia. Coincido con vos que estos reencuentros suelen ser muy tristes.-

    BESOTES Y BUEN FINDE!!

    ResponderEliminar
  26. ricardo que bueno que volviste
    beso

    ResponderEliminar
  27. javier
    no se que pasa con el tiempo, el vector imaginario esta haciendo lo que quiere, acorta el valor de las horas para todos nosotros. besin

    ResponderEliminar
  28. stan
    digamos que para el ex alumno era algo esperado y la pobre maestra todavia se esta preguntando que paso.
    besin

    ResponderEliminar
  29. Jajaja nunca es tarde para resarcir lo hecho aunque el chichón ya no se quite jeje.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. clarooooo, el tiempo es un vector imaginarioooo
    besin malquerida

    ResponderEliminar