10 nov. 2010

PABLITO Y LAS PALOMAS


Pablito apareció. Estaba sentado en la cornisa del edificio de enfrente conversando con las palomas. A medida que se iba acercando el momento de su muerte, mas claro se le hacían sus gorgojeos, ahora ya los comprendía por completo. Ellas le contaron que sabían que él estaba confundido y que su trabajo consistía en explicarle lo que no entendiera.
Por la ventana de la habitación en la que estuvo internado su última semana de vida vio entrar a sus padres abrazados llorando.
-¿porqué están tan tristes si yo me siento tan bien?
-piensan que te tenían y ya no te tienen mas, eso les duele, se sienten vacíos, contestaron las palomas.
Aguzó su mirada hacia al final del pasillo saliendo de su cuarto del hospital. Podía sentir la tensión en el ambiente, el aire bullía en rojo intenso. Varias personas discutían, reconoció al doctor que lo operó, al anestesista, y a dos enfermeras. Sus caras dibujaban muecas de pánico mientras resolvían cual sería la versión oficial de la muerte del menor.
- ¿porqué tienen miedo?
- la gente piensa que puede evitar la muerte y ellos no están seguros de haber hecho lo que podían para salvarte Pablo, contestó la paloma oscura que se veía mas vieja.
En la habitación contigua a la reunión del equipo de profesionales de la salud había una chica joven con la tez pálida y mirada perdida. El adolescente recorrió su facciones de memoria y reconoció a Cora, la enfermera tan bonita que le había enamorado. Se acordó como ella había puesto distancia entre ellos dos cuando vio que se gustaban. Recordó también los cuidados amorosos que le dispensaba cuando lo veía dormido.
- ¿Como uno puede trabajar con seres humanos y pretender no involucrarse?
- alguna gente piensa que así se cuidan a si mismos, pero la realidad es que el esfuerzo por mantenerse al margen es mas dañino para ellas que el comprometerse emocionalmente, dijeron dos o tres palomitas a coro.
Y Pablito empezó a sentir burbujitas de paz que le llenaban el estomago, le dijo chau a su mundo y se elevó por el cielo escoltado por una bandada de palomas.

Aida Rebeca Neuah


Basado en el cuento "La señorita Cora" de J. Cortázar

47 comentarios:

  1. Bonito y tierno relato, A.R.N.

    La lenta y feliz agonía de Pablito al lado de las palomas, y el conocimiento efímero del amor. Me gustó, felicidades.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. antony estabas agazapado esperando a que publique?
    que rapidez hombre.
    gracias por el comentario. besos

    ResponderEliminar
  3. Una belleza este relato. hace pensar de otro modo en la muerte.
    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  4. Es un relato muy tierno y emotivo.

    Es la vida. Ni mas ni menos.

    Buen texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. epistola
    le quita el dolor y la angustia. besitos y gracias

    ResponderEliminar
  6. gaucho
    tierno y emotivo, que lindas palabras. mejor hablemos de dragones. besitos

    ResponderEliminar
  7. Je je je, estaba mirando tu blogs precisamente en esos momentos, je je je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Desde tierno hasta divertido. Un relato muy agradable, sin duda.
    Siempre es bueno pasar a visitarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A mí me resultó esperanzador. Un cuento para grandes; para irnos a dormir tranquilos, como los nenes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. alex
    gracias!!!!
    me encanta que vengas. hay bombones para la proxima.
    besos

    ResponderEliminar
  11. sir yoni
    claro, para nenes grandes como nosotros, obvio. lo que senti al escribirlo es como pablito nos miraba de arriba desde otra dimension y las cosas que aca abajo tanto veia que nos alteraban, no tenian sentido. ni principio ni fin. besos yoni

    ResponderEliminar
  12. Pablito sentado en la cornisa,hablando con las palomas...es una gran imagen.

    tierna historia tejés a partir del cuento de Julio.

    1/
    2/
    3/
    CIELO*

    ResponderEliminar
  13. Holis , te veo siempre por allí y me vine hasta aquí, muy buen posteo basado en un buen cuento de Cortazar coincido con Don Yoni , es esperanzador.Ah sabes ? chusmeando un poco tu sitio , me encantó la frase de Reynos "Vivir en la tierra es caro, pero incluye una vuelta al sol cada año", no la conocía y eso que mi perfil es un Girasol ! Un gusto pasar.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  14. Con guías así de comprensivas y de sabias es mucho más fácil pasar que quedarse viendo el sufrimiento y los rencores, los odios y la indiferencia.
    Qué suerte que tuvo Pablito! ¿Puedo elegir el animalito para que sea mi guía?
    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. y en un cuento de julio no podia faltar rayuela!!!
    besos rayu

    ResponderEliminar
  16. bueno,intendente, ud sabe como es, tiene que haber silencio para escuchar al rio sonar. los guias son sabios, nosotros estamos escuchando otro canal.
    por ser ud etienne puede elegir un animalito para que sea su guia, aunque dejeme contarle que lo vi montado en un caballo blanco reluciente que seguro que lo lleva donde tenga que ir.
    besi

    ResponderEliminar
  17. cris
    que bueno tenerla por aca, siempre la veo y la pispeo. sientase como en su casa, sea bienvenida.

    ResponderEliminar
  18. y 18... el mundo esta lleno de burbujas brujas!!!

    ResponderEliminar
  19. Cuando leí ese cuento de Córtazar me fue imposible no llorar como condenada.

    muy muy fuerte.

    ResponderEliminar
  20. La pregunta de toda mi vida:

    "¿Como uno puede trabajar con seres humanos y pretender no involucrarse?"

    Una respuesta es hacer como muchos oncólogos, que sólo se involucran con sus papers para publicar en los journals, magazines, y congresos y así engrosar su curriculm vitae.

    Ah! la Señorita Cora..ah!...Don Julio...

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. muy triste Bruji, soy muy tonta para estos relatos, no puedo verle la parte positiva que seguramente tiene


    de cualquier forma tiene tu sello, Cortázar aparte

    besitos

    ResponderEliminar
  22. yo no soy
    a mi me llamo mucho la atencion como pasaba del pensamiento de una persona a la otra en la mitad de la frase. el olor a hospital que se podia oler. una maravilla. besos y bienvenida

    ResponderEliminar
  23. deje de suspirar hierba, es contagioso. hay algunas personas que adoptan la postura de poner distancia. yo aprendi que uso mas fuerza y es mas danino para mi poner distancia que involucrarme. beso

    ResponderEliminar
  24. quiso tener mensaje lau. besitos y gracias

    ResponderEliminar
  25. Es que a uno , a ésta altura de la vida, le sigo costando entender que hombres y mujeres juraron dar su vida para involucrarse en el beneficio de la vida de los demás y en lugar de eso se dedicaron a hacer dinero, tener "prestigio" y poder.

    Si la vida de los demás no esta en juego...es otra cosa comop sucede con abogados, economistas, agronomos...

    pero médicos... en fin...

    yo soy de otra época...

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. Qué lindo relato! La mirada tierna de un niño...
    Hermosa la imagen final... dan ganas de ser Pablito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Este relato conmueve hasta los huesos! Muy logrado y triste a la vez. Me gustó mucho.

    Me alegro que te haya gustado este show.

    BESOTES GUAPA Y BUEN FINDE!

    ResponderEliminar
  28. Tierna historia, esperanzada hipótesis para nuestra parentística existencia. Besos.

    ResponderEliminar
  29. gracias stan, me gusto el show y el guapeton del show. besos

    ResponderEliminar
  30. tierna historia simplificadora de verdades aun desconocidas. besos javi

    ResponderEliminar
  31. Este relato me genera tal solapamiento de sensaciones que se me hace difícil comentar algo. Entonces, le digo lo primero que se me viene y es que me gustó mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias por reirte! Espero que pases una semana brutal!!

    BESOTES GUAPA!

    ResponderEliminar
  33. bueno, dos cosas buenas, que le guste y...
    besoss

    ResponderEliminar
  34. stan, siempre tan amable con tus visitas, muchisimas gracias

    ResponderEliminar
  35. Si bien es un relato triste, lo has hecho maravilloso. Respiré paz mientras lo leía.
    Muy bien logrado!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  36. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  37. ¡Nooooo!
    Tengo que explicar mi “noooooo”. Sucede que al leer tu cuento, sobre todo la parte de la enfermera involucrada me dije “tengo que decirle a ARN que me hizo recordar al cuento de Señora Cora de Julito”. Termino de leer y veo tu acotación final…fue un flash!, y un “noooo” increíble.

    Un beso

    PD: encima ayer me tomé una cerveza escuchando un cd de lecturas de Cortázar.

    ResponderEliminar
  38. steki, si a mi tambien me inspiro paz. bes

    ResponderEliminar
  39. y bue, viste como es. las casualidades...

    ResponderEliminar