31 ago. 2011

UNA CUESTIÓN DE TAMAÑO

Rosas secas | Cuadro

Hoy es  lunes. Me acabo de decidir. Voy a comprarlas. La chica de la farmacia me dijo que son muy buenas, que me las recomienda. Está muy linda la farmacéutica,  creo que me enamoré (nota mental: se llama Estela) las gotitas se toman todas las noches por cinco días y en la mañana hay que ver los resultados. Veremos dijo Lemos.

Hoy  es martes. El primer día del tratamiento. Tengo que medirme. Me costó encontrar la escuadra. La tenía guardada con el delantal de la primaria, arriba en el placar. Demasiado arriba, no me llegaba la mano. Aunque la semana pasada guardé la ropa de invierno sin ningún problema. No importa, me subí al banquito y llegué. 10 cm… igual que ayer… no tiene que haber un resultado inmediato, dicen que son cinco días. Veremos (soñé con Estela,  creo que la amo).

Hoy miércoles. Segundo día, estoy muy entusiasmado, dejé la escuadra en la mesita de luz, así la agarro más  fácil. Salté de la cama, salté literalmente, ¡que cama tan alta! estaré perdiendo mi estado físico… a ver… 10 cm … igual que ayer, que no decaiga, que no decaiga (Estelita mon amour).

Hoy jueves. Me levanto tan apurado para ir al baño que me golpeo la cabeza con el picaporte, que raro… nunca me había pasado, hubiera jurado que la puerta era más alta. A ver… a ver… midamos…10 cm… esto ya no me gusta, voy a consultar con Estelita (las cosas que hicimos en el sueño).

Hoy viernes. Me arrastré hasta el borde de la cama y me bajé con cuidado, le estoy empezando a tener miedo a las alturas. Estelita me dijo que todo va bien, que tarda un tiempito en hacer efecto y que es seguro. Le costó encontrarme detrás del mostrador, tuvo que estirarse para verme tan abajo. Me mido… 10 cm la puta madre…

Hoy sábado. Es el último día que pruebo, me cansé. ¿La madera se hincha  en verano, crece? La mesita de luz está más alta, no llegué a la escuadra, acomodé los cuatro almohadones gruesos y me trepé a ellos para tomarla. Ahora si, estoy muy nervioso, mi chica ya no me registra, ni me ve. Necesito que las gotitas hagan  efecto. Dicen que para las mujeres el tamaño es fundamental, siempre hablan de eso. 10.5 cm… bien… funcionó. Estela, cuando la veas no vas a poder apartar tu mirada.

Divague de la autora:
 Las mejores cosas vienen en frascos chicos. Pregunta: si uno achica el frasco… ¿mejora el contenido?


Aida Rebeca Neuah
Imagen: "Rosas Secas" de Ricardo Renedo

27 ago. 2011

ASÍ




Así como si nada, uno se metió en el otro y el otro en él.

Así estuvieron insertos hasta que el último granito de arena  cayó por el embudo del reloj del no- tiempo.

Así compartieron, no importa que, las cosas compartidas pasan a ser de más de dos, de todos  los hombres.

Así lo dieron todo porque únicamente con lo que se entrega de alma se construye y se crea.

Así fueron del cielo y la tierra, del agua y del fuego, del sol y la luna.

Así se quisieron tan diferentes hasta que se complementaron para no ser iguales.

Así sus silencios hablaron de cosas nuevas y es posible que estos alguna vez hagan explotar en gritos algunas afonías perdidas.

Así cambiaron y no se reconocieron  y se desencontraron  y  se perdieron y después, mucho después, al principio del final se chocaron  para volver a comenzar.

Aida Rebeca Neuah
Imagen: "Ronda Nocturna" de José Hermitanho

26 ago. 2011

PABLITO Y LAS PALOMAS

Cortazar | Cuadro
Pablito apareció. Estaba  sentado en la cornisa del edificio de enfrente conversando con las palomas. A medida que se iba acercando el momento de su muerte, más claro se le hacían sus gorgojeos, ahora ya los comprendía por completo. Ellas le contaron que sabían que él estaba confundido y que su trabajo consistía en explicarle lo que no entendiera.

Por la ventana de la habitación en la que estuvo internado su última semana de vida vio entrar a sus padres abrazados llorando.
-¿porqué están tan tristes si yo me siento tan  bien?
-piensan que te tenían y ya no te tienen más, eso les duele, se sienten vacíos, contestaron las  palomas.
 Aguzó su mirada hacia al final del pasillo saliendo de su cuarto del hospital.   Podía sentir la tensión en el ambiente, el aire bullía en rojo intenso. Varias personas discutían, reconoció al doctor que lo operó, al anestesista, y a dos enfermeras. Sus caras dibujaban muecas de pánico mientras resolvían cual sería la versión oficial de la muerte del menor.
- ¿porqué tienen miedo?
- la gente piensa que puede evitar la muerte y ellos no están seguros de haber hecho lo que podían para salvarte Pablo, contestó la paloma oscura que se veía mas vieja.
En la habitación contigua a la reunión del equipo de profesionales de la salud había una chica joven con la tez pálida y mirada perdida.  El adolescente recorrió su facciones de memoria y reconoció a Cora, la enfermera tan bonita que le había enamorado. Se acordó como ella había puesto distancia entre ellos dos  cuando vio que se gustaban. Recordó también los cuidados amorosos que le dispensaba cuando lo veía dormido.
- ¿Como uno puede trabajar con seres humanos y pretender no involucrarse?
- alguna gente piensa que así se cuidan a si mismos, pero la realidad es que el esfuerzo por mantenerse al margen es más dañino para ellas que el comprometerse emocionalmente, dijeron dos o tres palomitas a coro.
Y Pablito empezó a sentir burbujitas de paz que le llenaban el estomago, le dijo chau a su mundo y se elevó por el cielo escoltado por una bandada de palomas. 

Aida Rebeca Neuah


Humilde homenaje a Julio Cortázar en el aniversario de su natalicio.
Este texto está inspirado en el cuento "La señorita Cora" del maestro.
Imagen: "Cortázar" de Ariel Gulluni










24 ago. 2011

EL ADIVINO

Homenaje a Jorge Luis Borges | Cuadro

En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasara. El candidato responde que será reprobado…
Jorge Luis Borges

El maestro  frunce en entrecejo y dice:
-De los dos, por lo menos uno tiene que obtener beneficio. Estas  reprobado.
El alumno agradecido le besa la mano.
Candidato y brujo se sonríen.

Aida Rebeca Neuah
Imagen:  Homenaje a Jorge Luis  Borges de Guillermo Cuenca

Humilde homenaje al maestro Jorge Luis Borges en el ciento doceavo aniversario de su natalicio 


18 ago. 2011

LA MIRADITA RARA

espejismos de luz ojo-horus | Obras de arte


Me quedé Huérfano muy de pequeño, con la suerte de que mi madre pudo dejarme una pensión vitalicia bastante considerable fruto de su fugaz matrimonio con un anciano millonario. Mi infancia transcurrió saltando de un pariente a otro, me tenían por una temporada y luego buscaban alguna excusa educada para  decirme que me fuera. El último, un primo lejano de mi papá, fue  el más sincero y me dijo: lo que pasa es que no sos divertido, ni brillante, ni nada, sos insulso pibe, además tenés “una miradita rara”. Pase mis últimos años en una escuela pupilo lo suficientemente lejos de todos como para no ir a visitarlos ni en las vacaciones. Al cumplir la mayoría de edad, no me faltaba la plata, tenía lo suficiente para vivir sin trabajar, alquilé un departamento en los suburbios, el mismo en el que había vivido con mi madre. Mi vida era simple, café con leche de mañana y de cena, una caminata a media tarde y después sentarme a mirar por la ventana. Si bien no hablaba con ningún vecino, conocía perfectamente a todos los que vivían en el edificio de enfrente en especial en los departamentos que daban hacia mi ventana. Sabía hasta la hora que sacaban la basura y cuando los veía, me subía las bolsas y las revisaba. Así supe los nombres de todos y cada uno de ellos y muchos más detalles íntimos que no vienen a cuento ahora. La que desde un principio me llamó la atención fue Laura, la chica del tercero A, vino con su madre hace  poco más de un año, vivió con ella hasta que ésta falleció y  se quedó solita. La chica no era una belleza, definitivamente, pero tenía un encanto muy especial, una suavidad para cuidar las plantas del balcón que me dejó atontado desde el primer día. Laurita (porque al tiempo ya la llamaba con diminutivos que iban desde Lau hasta cariñito) conoció a Hernán (maldita la hora), eran compañeros de trabajo y  él se vino a vivir con ella. Todo entre ellos eran arrumacos y amor, pero yo sabía, ese muchacho tenía “una miradita rara”, eso no era bueno, para nada. Pasado un tiempo  el ambiente de su casa cambió, él empezó a llegar más tarde, a poner excusas: que su mamá, que su tío, que su abuela; empezaron a discutir. Yo le decía desde la ventana a mi Laurita que ese hombre no era para ella, ella me escuchaba  porque empezó a salir más seguido al balcón para que yo la viera. Las peleas ahora eran más seguidas y más violentas, yo la consolaba, le levantaba la mano desde mi ventana y ella me correspondía levantando la de ella (¿Qué me  quería decir? sos el único que me apoya, me escucha, me habla y  sos una persona muy  importante en mi vida). Un día, después de mi caminata diaria, en la que tardé más que de costumbre, la busco; la  veo  en el balcón (seguro que está preocupada por mi demora), le hago señas (listo  vida mía); Ella me levantó la mano (gracias, mi amor, ese de “la miradita rara” no me va a molestar más)  y la agitó como siempre.

Aida Rebeca Neuah
Imagen: "Espejismos de luz" de Gabriela Novoa

16 ago. 2011

Historias de WINNERS (XX): Cross Road - CAPITULO FINAL


Historias de WINNERS ha terminado formalmente pero en la práctica esto no es así. Historias de WINNERS no ha sido una novela en el término que pueda aplicarse a dicho género. Historias de WINNERS es un corte en la vida de tres seres anónimos, como cualquiera de nosotros, con todas sus miserias al descubierto, luchando por sobrevivir de acuerdo a sus posibilidades. Luchando contra sus fantasmas, que también son los nuestros. Y tratando de crecer a pesar de todo. Si en algún tramo de la historia ustedes amigos lectores se han sentido identificados en alguna situación nuestro objetivo se ha cumplido. Por nuestra parte nos sentimos muy satisfechos con la tarea, que por primera vez realizamos como es la escritura en conjunto de tres individuos, cada uno con sus características, cada uno a su manera, pero que juntos pudieron amalgamar un todo. ¡GRACIAS A TODOS Y HASTA LA PRÓXIMA!

Para leer el Capítulo XX (último) Ingresar a: Cross Road

Para leer la Novela Completa Ingresar a: Historias de WINNERS
                                                                                                                                                                                         



Aida Rebeca Neuah
Daniel Najnsztejn
Gabriela Szuster


9 ago. 2011

Historias de WINNERS (XIX): ¿Final?


Lito y Luna se besaron como nunca antes lo habían hecho. Un beso interminable, lleno de gozo y pasión. Un beso que reflejaba las angustias de ambos seres por aquello que no fue, por el desencuentro, por lo perdido. Lito besaba y besaba a Luna y lloraba…

Para leer el capítulo completo ingresar a: ¿Final?

Historias de WINNERS, novela con entregas semanales a través de la red. Para capítulos anteriores ingresar a: http://danielnaj.wordpress.com/historias-de-winners/

3 ago. 2011

CINCO SENTIDOS

Los Cinco Sentidos | Cuadro
Oído
Café espía
Dice una vieja leyenda turca que el  café guarda en sus moléculas informacn de todas las charlas que se tienen en su presencia. Ignoro el detalle del número de palabras que pueden acumular, lo que si sé, es que cuando sus células se llenan de fonemas se oye  un crack (hay que afinar el oído para escucharlo),  el humito del café  se eleva y sube con él las conversaciones a una base de datos central que se encuentra en las nubes, allí  se ordenan por fecha y nombre de usuario.

Olfato
El matinal
Siempre has sabido como despertarme. Te levantás despacito sin hacer ruido, vas a la cocina y me preparás mi desayuno. El café exhala una corriente aromática ondulatoria que avanza hacia todos los rincones de la casa. Su  aroma  se condensa en la puerta del dormitorio hasta que la abre, entra y me zamarrea un poco. Despabilada la mitad de mi ser, sonambuleo descalza hasta la cocina envuelta en una nube de humos  cafetales. Te veo allá parado radiante cual sol y me despierto.
-¡buen día mi vida!

Vista
Agujero negro
Vos, yo y el café de intermediario. Entre nosotros  dos un  cumulus limbus  de aromas  que divide territorio. El l tuyo y el mío. Un gran recipiente lleno de líquido negro, lo sorbemos, le dejamos espacio al vacío. Un par de masitas  que por un unos  minutos nos regalan un poquito de dulzor. Vos, yo, la nada.

Tacto
La taza
Loza  blanca  que adquiere la temperatura de lo que la llena. Con manija multiforme para mejor sostén y traslado. No tiene dueño fijo, todos beben de ella. Triste el destino de la taza.

Gusto
Placer
Un sorbo, el líquido  ingresa por la boca, el paladar reconoce  pequeñas arenillas con gusto definido y único. Las papilas gustativas  lo absorben, lo gozan, se empapan de su sabor más íntimo. La lengua se estremece en señal de regodeo. La sensación viaja, circula por cada vena del cuerpo y entra en cada célula. El placer. Un café.

Aida Rebeca Neuah
Imagen: "Los cinco sentidos" de Leonardo Yosovitch

2 ago. 2011

Historias de WINNERS (XVIII): Dos por Cuatro


El lugar: Baires. Un bar “El Cao”, uno de esos boliches que quedaron suspendidos en el tiempo, donde los minutos duran horas y las horas pueden llegar a ser años. Un espacio intimista, verdadero. El motivo: uno, el encuentro de dos y viceversa. Yin y yang. Energía masculina y femenina. La consigna: conocer al otro, que es parte de conocerse a uno mismo, usando el viejo truco de salirse de escena , rotar el foco de la imagen, observar desde otro ángulo, para poder ver…
Para seguir leyendo CLIC en: Historias de WINNERS (XVIII) Dos por Cuatro
Capítulos anteriores ingresando a:http://danielnaj.wordpress.com/historias-de-winners/
Historias de WINNERS una novela por capítulos semanales a través de la red.