28 jul. 2011

FURIA

el grito grito | Obras de arte


Se despertó sobresaltado y miró a su alrededor, María estaba en su lado de la cama, su culo apuntándole no daba lugar a dudas.
-¡Qué olor a mierda loca, se te está pudriendo algo!- gritó y se aprontó a levantarse y prepararse un café. La pileta estaba llena de cosas sucias.
-¿ya ni los platos lavás?- enjuagó una taza y se sirvió – ¿ahora tengo que hacer de cadete también acá? ¿No bastó con que me despidieran del servicio, qué me echaran como un perro, qué pusieran un pendejo licenciado en curros especiales arriba mío?
-A propósito, fue todo a propósito, me movieron el piso. ¿Qué se creen? yo  pagué mi derecho de piso, ya lamí botas y fui el che pibe por más de veinte años.
-María levantate que tengo hambre, ésto apesta- gruño desde la cocina- además cuidate bruja  que estoy que me  llevan los mil demonios, dormí como el culo por culpa tuya, no se te puede mover en la cama, seguí morfando así cerda que estás pesada como una piedra.
 Rogelio prendió el televisor y se sentó a ver las noticias.
 –Así están las calles, cambian a los polis buenos por pendejos delicaditos con títulos raros- masculló- el departamento de policía parece un desfile de modelitos, todos limpitos, carilindos, así estamos-siguió- y ni se te ocurra decirme una palabra guacha, mucho menos las cosas que me dijiste el otro día, que yo soy bueno para nada, que no tengo huevos, que los hombres de verdad tienen cojones, que parezco puto, porque soy capaz de… matarte otra vez, María.
   
Aida Rebeca Neuah
Imagen: "El Grito" de Axel Rodriguez

26 jul. 2011

Historias de WINNERS (XVII): Te busco, me busco‏


…Yendo a buscar a su hija, estaba yendo también a buscarse a sí misma No sabía muy bien que quería, ¿conocer a Laryssa para acallar su conciencia? ¿Cerrar una etapa? ¿Sentirse finalmente liberada y empezar a vivir? Una mano que tomó tiernamente la suya la sacó de sus pensamientos…

Para continuar leyendo CLIC en: Te busco, me busco

23 jul. 2011

PARPADEANDO EN EL LIMBO II

De cuando estuve indeciso y conocí a Almíbar

Tras un tiempo de estar en el limbo mi confusión había aumentado. Si cuando estaba vivo no me decidía en las cosas mas simples, ahora de muerto, no encontraba ningún aliciente que me entusiasmara a vivir mi próxima existencia terrenal. Mamá me calmaba, me decía que en el momento menos esperado se me iba a prender la lucecita e iba a saber qué quería. Al comienzo de la segunda semana me despierto y tengo el desayuno en la mesita de noche. Hay también una tarjetita apoyada en el velador.
Almíbar Cornejo
Orientación de almas confusas
Pasaje el ombú 666
Sin perder tiempo como, me visto y salgo. Camino unos minutos hasta llegar a la dirección de la tarjeta. Guauuuuuu. Un castillo medieval con torres y todo… Impactante… sobre todo por los cuervos gigantes que le revoloteaban alrededor. Toco el botón del timbre y se oye la musiquita de la pantera rosa a todo volumen. Cha chan cha chan…Sale a recibirme una señorita vestida de infartante rojo (ojos haciendo juego).
-Buen día, ¿en qué puedo ayudarlo?
-Buenas. Estoy buscando al orientador - le muestro la tarjeta.
-Almíbar Cornejo, encantada, orientadora- dice, mientras me incendia con su sonrisa- usted debe ser un alma confusa...
La preciosa mujer me invita a pasar. Nos acomodamos en los sillones llenos de almohadones colorados y entre copitas de licor de cerezas en una charla más que agradable, le cuento de mi vida, de mi muerte y de mis dudas para volver. Piensa un rato y se encamina a una habitación contigua de donde regresa cargando una pesada bola tapada con un lienzo rojo.
-Esto nos va a ayudar- destapa un ópalo gigante semitransparente- la piedra nos va a dar una pista.
Se sienta con la bola sobre su regazo y la acaricia diciendo palabras raras e incomprensibles. Afuera se oyen los graznidos de los cuervos que aletean desesperados. Debo confesar que el ambiente se torna medio raro. Almíbar se concentra, cierra los ojos y yo aprovecho para mirarla sin vergüenza. Además de hermosa, esa chica es algo más. Su tono de voz me tranquiliza.
-Acá veo… -dice y tiembla- acá veo…
-Reencarnemos juntos- le dije- Vos elegís cuándo y dónde. Es una cita.
Deja de convulsionarse, se acomoda y me guiña un ojo.
-Me encantaría- dijo. Busca su bolso y nos vamos a llenar los formularios en la oficina de reinserción carnal donde trabaja mi madre.
 Las cosas se dieron con mucha rapidez (siempre es bueno tener contactos). En menos que canta un gallo teníamos todo el regreso organizado. Almíbar me propuso ir a Hawai y yo acepté encantado, ilusionado con la idea de verla bailar el hula-hula.  Le pedimos a mamá y a Prince, mi perro, que nos acompañaran, pero no quisieron. Dijeron que aún no era su momento. Nos llevaron hacia el túnel de traslado, un largo pasillo iluminado por lamparitas de colores en el techo. Nos tomamos de la mano y empezamos a caminar…y un comenzar de nuevo juntos, una nueva vida, simple, sencillo, sin vueltas, como suceden muchas de las cosas realmente importantes, en un parpadeo…

Aida Rebeca Neuah


Para acceder a la primer parte clic en PARPADEANDO EN EL LIMBO I

20 jul. 2011

PARPADEANDO EN EL LIMBO




De cuando fallezco y me encuentro perdido 



Un parpadeo y estoy parado en una larga fila de gente esperando. Tengo un papelito con el número 225 escrito a relieve en la mano. 
-¿qué número tiene señora?- le pregunto a una anciana de batón con una canasta de compras colgada del brazo. 
-987- responde mirando mi número- andá para adelante pibe que vos estas antes. 
Camino adelante en la hilera asombrado del orden que imperaba. Hay personas de diferentes países, razas Y épocas. Cada cual tiene su papelito en la mano. Avanzo una eternidad hasta encontrar mi lugar en la fila entre un señor vestido de Don Quijote y un hincha fanático de San Lorenzo. Faltan solo tres personas y llego. Bien....24- grita La voz. El Quijote toma su lugar frente a la ventanilla. 
-¿Otra vez por acá Don Álvaro? ayer quedamos en que iba a ser un caballero hidalgo. Que se puso de acuerdo con su esposa en irse a la España del 1600. Lo mismo que la otra vez… le explico… el destino una vez acordado no tiene cambio. La carpeta de su esposa no se puede abrir y yo no puedo saber dónde está ni quién es. ¿Está claro? 
En esta última frase La voz se pone de pie y le veo el rostro. Me quedo sin aliento. 
-El próximo. 225. 
-Mamaaaaaaaá- dije temblando de emoción. No la veía desde...desde...desde hoy a la mañana cuando me trajo el desayuno. 
-¿Qué hacés acá mami? ¿Qué hago yo en este lugar? ¿Quiénes son estos?- dije señalando la interminable y colorida muestra de personajes con sus vestimentas exóticas. 
Mi madre levanta la vista y me sonríe. Saca del cajón del escritorio un cartel "vuelvo en un rato" y me arrastra hacia un panel lateral mientras empezamos a escuchar las quejas de la gente. 
Nos sentamos en un bar cercano. Pedimos dos chupines de vodka, me cuenta que entre vidas se tomaba un descanso trabajando voluntariamente para la oficina de reinserción carnal, que no tenía acceso a los legajos de los fallecidos que vendrían, que yo estaba muerto, que siempre era bueno encontrarse con parientes. Este espacio atemporal en el que estábamos se llamaba limbo. Los difuntos se quedaban hasta que elegían dónde ir y también podían capacitarse para un mejor desempeño en la vida siguiente. Me dijo que era mi primera muerte, para la próxima tendría más claro el proceso, que era normal que estuviera confundido, era el lugar ideal para eso. Me invitó a quedarme en su casa y masculló algo de una sorpresa mientras pagaba y me llevaba al piso de arriba donde vivía. Al abrir la puerta oí el ladrido y medio segundo después lo reconozco. Prince el perro cuzco que, pobre, no sobrevivió cuando lo atropelló el auto del vecino. Pero miralo vos… qué lindo que estaba… me siento a acariciarlo pensando en el camino a tomar. Estaba abrumado, no sabía que hacer...entras tanto me encontraba bien acompañado...



Continuará...
Aida Rebeca Neuah
Para leer la continuación clic en PARPADEANDO EN EL LIMBO II

19 jul. 2011

Historias de WINNERS (XVI): Lito y Antonio‏




El mozo del Bar Cao, donde Lito acostumbra a mirar por la ventana y leer el suplemento deportivo mientras ensopa sus medialunas de grasa en el café se llama Antonio. A simple golpe de vista nos enteramos de que Antonio probó infinidad de manjares… Para continuar leyendo clic en: Lito y Antonio

15 jul. 2011

RETORNO DEL OLVIDO

lagrima | Cuadro


Primero fue el maquillaje, se  diluyó fácilmente. Después la piel se me hizo transparente, volátil, desapareció. Las capas y capas de carne se deshojaron y cayeron con la liviandad  con que flotan en el aire los pétalos de  rosas. Cuando nada  quedó más que mis huesos, los ríos de lágrimas  frenaron su paso antes de caer en el abismo. Raspé  de ellos tu recuerdo con  mi último aliento y lo guardé en el altillo donde se guardan las cosas que no pensamos volver a usar. Mi cuerpo liviano, flotando, sin carne, sin piel, sin maquillaje, sin huesos y sin vos. Mi alma renacida buscaba el camino de volver a ser.

Aida Rebeca Neuah
Imagen: "Lágrima" por Sandra García  

13 jul. 2011

PERCANTA QUE ME AMURASTE

COMO 2 EXTRAÑOS | Cuadro



Esa noche era como cualquiera. Me invitaste a escuchar a tus amigos tocar en un bar perdido en Palermo, recuerdo que el garito era el típico bar de esquina de barrio, sucio, desvencijado, con esos muebles color café desgastados, acusando los años de recibir parroquianos, denotando su historia. Una orquesta decrepita vestida de gala gastada. Gente sentada en las mesas, todos salidos del mismo agujero  donde el pasado y el futuro son la misma cosa. Aletargados,  bebiendo algunos observaban con mirada perdida hacia la pista, esperando. Una mujer, vestida de plataluna me miró insinuante y me hizo un gesto con la cabeza. Che, te están invitando a bailar me dijiste con abierta picardía, me acerqué a ella. El “cómo te llamas” fue simultaneo con la llevada a la pista. Unos segundos para reconocernos hasta empezar a tocarnos. Su mano en la mía, su boca en mi cuello y un susurro “dejá que yo te llevo”.  De ahí en más,  no tuve opción, tuve que dejarte, abandoné todo, la casa, los chicos y a vos.  Esa mano en mi espalda guió los cortes, las quebradas y también mi destino futuro. ¿Qué le vas a hacer? “el Tango hizo lo suyo” y “nosotras hicimos la nuestra”.

Aida Rebeca Neuah
Imagen: "Como 2 extraños" por Vastasimon

12 jul. 2011

Historias de WINNERS (XV): Rotación de Luna


La puta  que la vida tiene sus vueltas, tantas que te deja sentada de culo de puro mareo- pensaba Luna- Lucchetti, me adornó con  unos magníficos cuernos, pero noooo…  Lunita no es una cornuda cualquiera, ni ahí, a mi me encuernan con chabones y para mejor, con mi mejor alumno, un talento nato con proyección internacional. Definitivamente soy un ser especial..."
Para seguir leyendo la historia clic en Rotación de Luna 

6 jul. 2011

LA FRASE

El sueno de la mujer mariposa | Cuadro

Te veo de noche,
en sueños,
mis sueños.
Me acerco despacio,
sin tiempos,
sin miedos.
Me siento a tu lado,
muy cerca,
un suspiro.
Te tomo la mano,
un susurro,
una letra.
Te digo al oído,
mil veces,
la frase.
ALMA DE DIAMANTE
Mañana tal vez,
quizás,
podrás recordarme.

Aida Rebeca Neuah
Imagen: "El sueño de la mujer mariposa" de Lester Cadalso Gonzalez

5 jul. 2011

Historias de WINNERS (XIV): Kaos


Ludmila despertó sobresaltada, cada poro de su cuerpo bañado en sudor, el pelo pegado en la nuca, en la frente. Totalmente desorientada, asustada. Aturdida… Laryssa, bebé, Laryssa… Tardó un tiempo en comprender donde estaba, mientras su cuerpo pasaba del frío al calor en cuestión de segundos…
Para seguir leyendo clic en kaos