26 ene. 2011

FUE EN ESE MOMENTO, CUANDO COMPRENDIMOS (*)





- Digo que necesito hacer un viaje para encontrarme conmigo mismo, recién hoy logré decidirme, quiero un poco de aire para volver a ser el de antes. Para volver a darte todo lo que mereces. ¿Es mucho pedir?- apuró el último sorbo de su vino -ahora comprendo que estoy muy cansado de seguir así… si demostrás tan poco interés en mis cosas...
Mientras la lluvia ciega los cristales, dejo mis pensamientos y miro. Te miro. (*) Caés de rodillas en cámara lenta. Te ahogas, el vino, el veneno, mi veneno. (*) Tenés un largo cabello rubio en el cuello de tu traje. ¿Yo? Morocha. (*)

Aida Rebeca Neuah
Imagen: Marc Chagall

16 ene. 2011

GRACIAS


-Viajar en arco iris es lo más- gritó Burbuja saltando del azul al verde al naranja. Los pies desnudos de la bruja echaban chispazos musicales cuando se apoyaban en cada color. Las nubes danzaban al ritmo de la hechicera, sacudiendo de vez en cuando alguna gotita rezagada que no había querido llover. Iba camino a visitar al mar, que según un viejo libro de hechizos escribía sabios mensajes personales en su espuma. Quería ver eso. Cargaba con el antiguo ejemplar del texto, una buena ración de bombones de chocolate con cerezas en el centro y la escalera para bajar del arco iris (no, las brujas no vuelan sino es en escoba y las escobas están de huelga).
Llegué a la playa y me senté en la arena a leer en voz alta: "una vez llegado al mar, pararse frente a él con los brazos abiertos y decir las palabras mágicas" ¿Cuáles palabras? No hay nada escrito. Busqué por adelante, por detrás, en las pestañas del viejo volumen, lo volteé, lo sacudí. Ni noticias. Y bueno… pruebo con las conocidas, Abracadabra, Hocus Pocus, Sin Salamín. Nada. Desalentada apoyo mi ser en una piedra y empiezo a comerme los bombones (dicen que el chocolate estimula el cerebro de las brujas, ojalá). Palabra mágica, palabra mágica, pala…bra má…gica. La tengo. Cara al océano, con los brazos abiertos cual abrazo, brotan de mis labios sílabas ondulantes de amor y buenas intenciones "por favor, mar azul, hay un mensaje escrito para mí en tu espuma, ¿puedo verlo?". Las palabras tienen fuerza, escribió el mar, tienen mucha más si están acompañadas con una buena actitud. Gracias.

Aida Rebeca Neuah